Activación Física: Movimiento que Promueve los Buenos Hábitos y la Cultura Física

Hoy por hoy, hablar de los temas de salud pública nos hilvana necesariamente a un tema un tanto relegado y hasta cierto punto menos preciado, la cultura física, que funge como medio de prevención de enfermedades crónico-degenerativas. Esto se viene presentando desde hace poco más de seis años, enfrentando innumerables altibajos y tropiezos en su operación, particularmente en lo relacionado con los programas implementados, ya sea por el sector público o privado, a través de la llamada activación física.

 

El fitness es una de las herramientas más utilizadas en este contexto, se generó como un movimiento popular articulado en los países anglosajones que pretendía comprometer a la población a abandonar el sedentarismo, la mecanización y otros excesos de la vida moderna. Este movimiento arranca de los programas higiénicos gubernamentales que, primero en Estados Unidos y después en todos los países desarrollados, se llevaron a cabo a partir de la década de los 60 para reducir de manera sustancial la factura médicosocial y el absentismo laboral por enfermedad de los ciudadanos. El ambicioso plan trataría de reconvertir a la mayoría de los deportistas pasivos (consumidores de espectáculos deportivos, pero sedentarios y con malos hábitos corporales) en deportistas activos, es decir, practicantes de la actividad física sistematizada mediante la realización de múltiples programas de ejercicios corporales higiénicos en el tiempo de ocio.

México ocupa el primer lugar en índices de obesidad infantil y en adultos según la Organización Mundial para la Salud (OMS). Por ello, la alerta para generar accionesinmediatas en contra de esta catastrófica tendencia está encendida y como ejemplo tenemos el Programa Nacional de Activación Física implementado desde el sexenio del Lic. Vicente Fox Quesada. Este programa, basado en las estadísticas de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006 (ENSANUT), crea una estrategia con fines específicos, como reducir el nivel de sedentarismo de los mexicanos. Esta acción pretendía impulsarse desde el elemento que consideramos el más importante en la promoción de la actividad física: los alumnos de nivel básico. No obstante, una de las principales problemáticas a las que se ha enfrentado esta política pública es la falta de continuidad por el exceso de carga de trabajo hacia los trabajadores de la educación, la falta de interés por algunas autoridades y, por qué no decir, la falta de conocimiento y dirección referente al tema.

Como se observa, esta estrategia tiene el mismo enfoque que el fitness en los años 70, sin embargo, es importante mencionar que el repunte que ha presentado la activación física en nuestro país no se refleja en el tema salud. Una de las principales razones es que no existe una vinculación directa entre ambos. La actividad física es entendida como el medio para alcanzar estereotipos físicos y no, como debería ser, el vehículo para gozar de mayor salud. Esto resulta evidente al observar un sinnúmero de instructores que dan prioridad justamente al tema estético a través de rutinas poco profesionales, insípidas y evidentemente ineficaces.

Resulta importante que todos quienes participamos en el movimiento deportivo pongamos en el centro de la agenda la salud, éste será el único camino que podrá llevar a buen puerto una masificación contundente de la activación física y, por ende, a un combate permanente del sedentarismo. Como parte de este movimiento puedo compartir desde mi experiencia, la impartición de capacitación, que cada día somos más los que creemos en el fitness como un proyecto que tenderá a consolidarse como un movimiento nacional, que indudablemente se verá reflejado en las políticas públicas en materia deportiva. Debemos entender que, sin la participación colectiva de todos los sectores, las acciones se verán mermadas en gran medida; que las buenas intenciones no bastan; que la activación física debe cumplir un papel importante en la prevención de enfermedades. Mientras esto no sea entendido, seguiremos arrastrando por años la misma problemática.

Finalizo diciendo que el amor a nuestro país mejora nuestros hábitos y costumbres, y la bondad de nuestras costumbres aumenta el amor a la patria.

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo