Lo Realmente Importante para ser un Emprendedor



La mayoría de las personas sabe que después de los estudios sigue el trabajo, también sucede que al momento de buscar empleo en general no podemos elegir en dónde queremos desempeñarnos, pues regularmente los mejores lugares ya están ocupados. Al final es muy cierto que muchos trabajan en labores diferentes a las planeadas, sin poder hacer nada.

En algún momento, muchas personas, sino es que todas, hemos tenido el deseo de iniciar un proyecto propio. Desafortunadamente, casi nunca hacemos caso a esa voz interior y nos quedamos a la orilla de iniciar el plan y llevar a cabo nuestra idea de negocios. Como si por ley estuviéramos atrapados en el dogma de que debemos ser empleados y no empleadores.

Me llamo Alfredo Costilla Reyes y soy un emprendedor que ha iniciado una idea de negocios de tecnología, específicamente ingeniería en electrónica, y a través de este artículo expresaré lo que para mí es importante para convertirse en un emprendedor.

Pasión

Desde que tengo uso de razón he tenido un gran gusto por entender el por qué de las cosas, encontrar una aplicación útil a las teorías y particularmente resolver problemas comunes. Aquí está lo que considero la primera característica importante de un emprendedor: tener pasión por algo. Esto es primordial debido a que muchas veces esa autosatisfacción será la única retribución y se convertirá en el combustible diario, pues se debe ser perseverante para alcanzar las metas.

Encontrar aquello que nos guste puede resultar algo sencillo y encontrar aquello que nos apasione lo debe ser aún más, basta con recordar esa actividad por la que no se siente pasar el tiempo, eso que nadie hace mejor que uno, aquello digno de ser reconocido.

La idea

Todo comienza con una idea. Grandes proyectos comenzaron siendo una simple idea, misma que con el tiempo y esfuerzo se fue desarrollando hasta hacerse más grande y más compleja. Mi consejo es comenzar a buscar nuevas alternativas que encajen con alguna necesidad del entorno. Hay que reconocer que con el lápiz con que escribimos una simple lista de útiles podríamos dibujar también un bello retrato, o tal vez redactar el mejor libro del mundo, o quizás descubrir la respuesta de un problema matemático. Todo está en nosotros, en lo que podamos hacer con nuestras cualidades y en sacar provecho de nuestro potencial.

Tener presente qué es lo que queremos ser y hacer es muy importante, esto le da dirección a nuestros esfuerzos, por eso se debe invertir tiempo en desarrollar nuestras cualidades y dedicar tiempo a aquello en lo que se es bueno.

Comenzar

Acto seguido se debe dar el primer paso e iniciar la idea. Muchas de las historias de emprendedores que he conocido terminan en “pero no tenía el dinero suficiente”, lo que no es más que una mentira. Nunca debe faltar nada si se tiene una idea tan buena, indudablemente hay ideas que necesiten de más recursos que otras, pero si es algo extraordinario y algo en lo que se cree profundamente, no costará trabajo encontrar capital para llevarla a cabo. Hay muchas formas de hacerlo, desde programas de gobierno, hasta apoyos por parte de instituciones privadas, pasando por los posibles socios que se pueden sumar al proyecto. Debemos luchar por nuestra idea, tocar puertas y buscar crecer junto con la empresa, razón por la cual, conocer nuestro negocio ayudará a justificarlo de tal manera que logremos conseguir el financiamiento necesario. Debemos tener confianza en el proyecto y, aún más importante, en nosotros mismos.

Arriesgar

Un emprendedor debe tomar en cuenta el riesgo que existe en la búsqueda por alcanzar aquello que anhela, debe apostar por lo que quiere conseguir, pues el éxito tendrá una relación directa con el esmero dedicado al proyecto.

Mantenerse inspirados y despertar cada mañana con ganas de triunfar son el común denominador en los emprendedores. No hay que olvidar que deberá defenderse el proyecto como el mejor de todos. Jamás debe dejarse de lado una actitud positiva y hay que ser rápido cuando se presente una oportunidad.

A esto también debo sumar algo que puede sonar un tanto contradictorio, pero se debe ser precavido al cuidar aquello que poco a poco se ha construido, como dicen por ahí, tener las puertas abiertas, pero cerrar bien las ventanas.

Factor suerte

La suerte juega un papel interesante. A mi parecer, ésta consiste en estar en el lugar preciso en el momento indicado, con las herramientas correctas al alcance. Todos tenemos esa oportunidad que es determinante para hacer que nuestra idea crezca. Aunque es importante saber que todos miramos a la suerte desde perspectivas diferentes, hay quien la materializa en un boleto de lotería ganador del premio mayor o en ser elegidos como ganadores de una presea. Un emprendedor, por su parte, sabe que con suerte encontrará a las personas correctas que le permitan hacer crecer su proyecto de negocios y, por supuesto, en encontrar oportunidades por las que pueda esforzarse y que lo habiliten para encontrar otras nuevas que le permitan fortalecer su proyecto.

Disfruta lo que hagas

Lo interesante no es llegar al final del camino, porque lo ideal es que no haya un final. Por ello, lo realmente importante es sentirse bien con lo que se hace, encontrar la felicidad gestando algo propio. Pues aunque probablemente se construya poco a poco, materializar una idea propia da una inmensa satisfacción personal.

Para finalizar, debo decir que México es un país lleno de oportunidades, un país bello en muchos aspectos, con gente optimista y trabajadora. Sólo nos hace falta unirnos y trabajar como un equipo. Distinguirnos por ser un país triunfador.

Nunca olvides ser una persona que cambie al mundo. Ésa es la clave del éxito.

Artículo de la semana
Artículos recientes
Secciones
Archivo

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®