Armas Bajo Control. Septiembre – Octubre 2011. Año 2. Núm. 9

01/09/2011

Estimad@s lector@s:

 

En días pasados tuve la oportunidad de reunirme con los jóvenes ganadores del Premio Municipal de la Juventud 2011, certamen organizado por el Ayuntamiento de Toluca. Entre otros asuntos tratados, en esta tertulia se le preguntó a los ganadores cómo querían que se festejara el 200 aniversario de la erección de la capital del Estado de México, que se celebrará en 2012. Una de las opiniones más impactantes fue la de una joven quien manifestó que en medio de toda la violencia que se vive en nuestro país, de la inseguridad, de la falta de oportunidades y de la pobreza, como toluqueños no teníamos razón alguna para festejar.

 

Efectivamente, vivimos tiempos difíciles como nación. Tiempos en los que la desesperanza pareciera la única emoción que estamos permitidos sentir. Sin embargo, lo que yo le contesté a esa joven fue que, contrariamente a lo que ella pensaba, teníamos muchas razones por las cuales celebrar el aniversario de nuestra ciudad. Todos los presentes en esa reunión éramos (y somos) una razón de dicha. Todos nosotros, en los distintos ámbitos que nos desempeñamos, nos levantamos todos los días y nos esforzamos por construir un México más digno. Todos nosotros somos testimonio de que la perseverancia y el valor de transformar lo que observamos, son cualidades que fortalecen a nuestro país.

 

Lamentablemente, todos estamos inmersos en esa dinámica que han pautado los medios de comunicación tradicionales, un círculo en el que la violencia es todo lo que alcanzamos a percibir. Basta con ver cualquier noticiero en la televisión para constatar que lo único que les interesa transmitir es la enorme cantidad de muertes que está generando la lucha del gobierno federal en contra del narcotráfico, el aumento en los índices delictivos y noticias similares. Pocas son las ocasiones en las que se le da espacio a proyectos propositivos, a menos de que dichos proyectos sirvan para aumentar el rating de sus reality shows.

 

Por todas las razones expuestas con anterioridad, y manteniéndonos fieles al espíritu de esta publicación, la próxima edición la dedicaremos a todos estos jóvenes que a través de sus logros fueron merecedores del Premio Municipal  de la Juventud 2011 de Toluca. Generaremos un espacio para que ellos puedan expresarse, para que puedan dar a conocer las historias que se encuentran detrás de sus premios.

 

Acciones como ésta, verdaderamente constituyen un ejercicio responsable de la libertad de expresión. Pues la transformación de nuestro país se reduce, como dice Anna Torres Adell en su artículo, a las personas y sus actos.

 

 

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo