Neve Shalom o Wahat As-Salam: Dos Pueblos en un Oasis de Paz

01/07/2011

El conflicto en Oriente Próximo no ha hecho mas que exacerbarse en los últimos meses. Durante 2010, Benyamin Netanyahou defendió su política de construcción de nuevos asentamientos en Jerusalén Oriental y distintos territorios ocupados. Mientras tanto, Mahmoud Abbas, expresó que la Autoridad Palestina no se prestaría a ningún tipo de negociación de no detener la expansión de los asentamientos. Además del atasco diplomático, el balance del ejército israelí informó que el año pasado 230 misiles fueron lanzados hacia su territorio. Varios de dichos ataques fueron seguidos de severas réplicas del Tsahal.

 

En este contexto de incomprensión, cese de diálogo y aumento de la violencia parece difícil imaginar una paz próxima en dicha región del mundo. Sin embargo, todo indica que la situación debe resolverse lo antes posible, ya que las revoluciones árabes y la nueva posición de Egipto dan un giro completo al curso del conflicto. De no llegar a un acuerdo entre las dos poblaciones en los próximos meses, la situación podría degenerar en un final dramático.

 

Resulta difícil e inocente tener optimismo frente a semejante escenario, empero, en el seno del clima belicoso ha nacido una comunidad en la que cohabitan judíos y árabes, una comunidad donde todo es regido por la paz y el respeto de las diferencias culturales. Por supuesto, esta pequeña comunidad promotora de paz, no resolverá el conflicto en Medio Oriente, no obstante es importante resaltar su existencia y, por una vez, mirar a Israel bajo una visión pacifista.

 

El libro de Isaías 32:18 cita: “Mi pueblo habitará un oasis de paz”. Este lugar soñado durante largo tiempo fue fundado en 1970 por el hermano dominicano Bruno Hussar, en una colina que bordea el valle de Ayalon. Esta colina, situada en  antiguas tierras de nadie, desmilitarizadas antes de 1967, no había sido habitada desde la época bizantina.

 

Neve Shalom (hebreo), Wahat as salam (árabe) es una pequeña villa que alberga judíos, musulmanes y cristianos, todos ciudadanos israelís. En 1977, después de la dureza de los años pioneros de su creación, comenzaron a establecerse las primeras familias judías y árabes bajo la idea de vivir juntos en un clima de igualdad y fraternidad. Las divergencias culturales al seno de las dos culturas distintas ya no eran vistas en términos de tensión, sino una fuente de enriquecimiento. Desde su creación el pueblo no ha dejado de crecer y actualmente está constituido por alrededor de unas 50 familias.

 

Los miembros de la comunidad tienen el deseo de demostrar que la cohabitación y aceptación del otro es posible, de forma que cada familia vive según su cultura. El objetivo de este oasis de paz no consiste en eliminar los usos, costumbres  y creencias de los pueblos, sino vivir bajo el respeto de las diferencias.

Esta comunidad, por tanto, ha puesto en marcha un modelo educativo particular:

  • Aprendizaje del hebreo y árabe desde el jardín de niños.

  • Enseñanza de la historia, literatura y tradición de los pueblos coexistentes.

  • Participación igualitaria de judíos y musulmanes en la gestión de la enseñanza.

Se afirma que el ambiente provocado por este sistema educativo es primordial para la coexistencia pacífica. El modelo ha inspirado otras comunidades con poblaciones mixtas, tales como Jerusalén, Jaffa o Galilea.

 

Neve Shalom o Wahat as-Salam posé una alta independencia de la autoridad estatal y no está afiliada a ningún partido político. De la misma forma la comunidad es un punto de encuentro de diversas organizaciones militantes de la paz palestino-israelí. El ejemplar funcionamiento de Neve Shalom o Wahat as-Salam, lo ha hecho merecedor de distintos premios y el reconocimiento internacional.

 

A la hora de evocar el nombre de Israel pareciera que para muchos es imposible disociarlo del concepto de conflicto, siendo importante tomar conciencia de que al interior del joven Estado israelí, existen diversos grupos que se baten por la paz. Su lucha es más discreta al no encasillar víctimas ni culpables, por lo que sería más juicioso por parte de los medios de comunicación resaltar la presencia de esfuerzos similares con mayor frecuencia, en lugar de poner el acento en las tensiones que aquejan la región.

 

 

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo