Viaje Intimo al Salón de Clases.¿Cuál es la Realidad Educativa?

 

El festival navideño fue todo un éxito; los padres de familia atentos y alegres a las actividades artísticas y, finalmente, una feliz Navidad y un próspero Año Nuevo para todos los estudiantes y sus familias… ¿Realmente en qué consiste la dinámica diaria de las actividades escolares? De aquí mismo derivo otra gran pregunta que me he planteado como docente de nivel primaria: ¿cuánto tiempo aprovechan los estudiantes en su jornada diaria de cinco horas con verdadera efectividad?

Sucede que las clases inician a las ocho de la mañana (bueno, realmente 8:30 mientras los alumnos van llegando, se sientan y se acomodan en sus bancas); a las 8:45, una vez que todos se mantienen en silencio, inicia el “Cálculo Mental”. Casi sin faltar a las 9:15 llega el comité de padres de familia “preocupados por la alimentación de sus menores” a vender desayunos gratuitos del DIF para aquellos niños que no desayunaron en casa. Cuando te percatas, ya son 15 minutos para las 10 de la mañana y apenas has dictado, calificado y corregido el “Cálculo Mental”. Para entonces, es hora de pasar a otra materia (lo que lleva 10 minutos mientras cambian sus útiles de clase). Así, consigues casi 60 minutos para abordar un nuevo tema (el cual es interrumpido varias veces por permisos para salir al baño o la decisión de llevarlos a todos formados a los sanitarios).

Al fin un descanso: hora de salir al recreo, 30 minutos (que se convierten en casi 50). Una vez retomadas las clases son ya las 12 del día y apenas tienes media hora para iniciar un nuevo tema, el cual es presentado a medias, porque a las 12:30 es momento de apuntar la tarea. Finalmente, es tiempo de recoger el material de clases y formar a los alumnos al cuarto para la una, mientras  se espera a que los padres de familia pasen a recogerlos. Así termina un largo y tedioso día de clases.

Grosso modo, ésta es la dinámica diaria de labores en las escuelas públicas del país. Sin tomar en cuenta la revisión de tareas, juntas con los padres de familia, reuniones de maestros, convivios, tiempos para adornar aulas, ensayos artísticos, clases de educación física, asuntos administrativos, etc., etc., etc.

Tras el burdo y casi fiel ejemplo de la realidad escolar mexicana, sugiero no sumar el tiempo real que los alumnos destinan al aprendizaje. En cambio, sí es aconsejable reflexionar sobre nuestra tarea como profesores para optimizar el tiempo dedicado a la enseñanza y sobre la dinámica del sistema de impartición educativa escolarizada.

Considero que los grandes retos del sistema educativo mexicano, y del magisterio en particular, que son necesarios poner en marcha para lograr la mejora en el logro académico y un desarrollo nacional integral, deben ir enfocados, primero, a lograr reformas educativas de fondo y no sólo de forma y, segundo, a asumir cambios en la actitud y los valores de la formación magisterial.

En cuanto a la primera parte me refiero a la necesidad de una verdadera descentralización educativa que abarque desde los temas torales, como son el diseño de los planes y programas de estudio, pasando por la selección de eficientes métodos de enseñanza-aprendizaje acordes con las diversas regiones, así como la maximización en los asuntos administrativos concernientes con la educación focalizada a un determinado contexto. Lo anterior permitirá el fomento de la creatividad tanto en alumnos como en maestros y la puntualización de programas educativos pertinentes y efectivos para cada región. Con ello, además se logrará el aprovechamiento eficiente  de los tiempos escolares y el rompimiento del yugo administrativo que hace elefantiásica la labor docente. De igual modo, una descentralización de fondo aportará la resolución de las necesidades inmediatas de los estudiantes y sus contextos.

En segundo lugar, la formación docente tiene que encaminarse a la preparación de verdaderos profesionistas de la educación: profesores con vocación y administradores de la educación que asuman un compromiso y una responsabilidad con la sociedad. Lo anterior debe tener como trasfondo que a través del magisterio y a partir de los métodos de enseñanza se logren mejores niveles en el logro educativo. Asimismo, las mejores prácticas escolares deben ser ratificadas por un permanente sistema de evaluación efectivo, confiable y prospectivo.Es momento ya de formar un ejército de docentes con convicción, deseo y aptitud para enseñar (y no sólo de individuos en busca de una solución laboral, pero sin compromiso social).

En conjunto, profesores y políticas educativas deben apelar a la educación integral, entendiéndose con ello la necesidad de una formación académica, tecnológica, artística y física, basada en valores con fundamento y reflejo social. Esto debe ser fomentado no sólo dentro de las aulas sino en coordinación permanente entre los profesores, los padres de familia y los propios estudiantes.

Con todo lo anterior articulado, finalmente se logrará la educación para la vida como una ramificación de la formación escolarizada, donde el individuo se mantenga alerta y receptivo a las enseñanzas suscitadas diariamente en la cotidianidad. En este sentido, tiene que existir una coherencia entre el aprendizaje escolarizado, una gama de valores y las actuaciones permanentes de los individuos.

Por último, mi experiencia me ha permitido detectar que son un sinnúmero de circunstancias las que intervienen día con día con el proceso educativo. Éstas tienen que ver con distintos aspectos de la vida: sistema político y económico, contexto social, ambiente familiar, espacios escolares y, sobre todo, las características de cada uno de los estudiantes y su perspectiva frente a la educación.

Decidí comenzar el escrito con el momento en que los días de prácticas artísticas para el festival navideño rinden sus frutos y causan alegría, tanto a estudiantes como a padres de familia y a profesores. Sin embargo, el trasfondo de todo ello es que por una u otra razón no se pudieron aprovechar al máximo las horas escolares o, al menos, no como nuestra planeación diaria o nuestras expectativas como profesionistas hubiesen proyectado para el momento educativo.

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo