• María José Bernal Ballesteros

La cultura y la música

El comportamiento humano no sólo está determinado por la naturaleza, la tecnología, las normas y la estructura socioeconómica, sino que se construye a través del sentido que los individuos atribuyen a sus actos. La música es un medio de comunicación no verbal que favorece el desarrollo integral de los individuos en un ámbito emocional e intelectual. Desde el comienzo de la civilización, la música ha sido una forma de representar la cultura, sentimientos y emociones de la humanidad.


Existe un vínculo entre la música y sus efectos culturales para la construcción de identidades, ya que representa un determinado tipo de interacción simbólica que si bien es diferente del lenguaje, es determinada culturalmente. Pertenece a la dimensión simbólica de la sociedad al ser una manifestación peculiar y autónoma de la cultura. La música al ser una manifestación peculiar y autónoma de la cultura forma parte del capital cultural dividido en los diferentes sectores sociales, el papel que juega la posiciona no sólo como elemento significativo de la cultura sino también del cambio cultural.



Entendiendo a la cultura como el conjunto de elementos que influyen en la constitución de la sociedad, a través de la interacción social en el marco de la vida cotidiana; la cultura encuentra un significado peculiar en la música. Asimismo, la música como hecho cultural engloba los significados adquiridos, interiorizados y transmitidos por una población, los cuales están relacionados con los aspectos sociales y culturales de la misma. Ahora bien, la música tradicional es aquella que se transmite de generación en generación como parte de los valores y de la cultura de un pueblo.


La diversidad cultural comprende la pluralidad histórica, los grupos étnicos, las tradiciones, el arte, etcétera. En ese contexto, México es un país rico en su diversidad cultural, la cual refleja la multiplicidad e interacción de las culturas que coexisten dentro de su territorio. La música tradicional de nuestro país es un patrimonio ilimitado, consecuencia de los diversos mestizajes que han acontecido a lo largo de la historia.


Un ejemplo de ello son los documentos sonoros de Baruj “Beno” Lieberman, Enrique Ramírez de Arellano y Eduardo Llerenas, "Un legado de la música tradicional de México", los cuales tienen características y cualidades que los convierten en valiosos referentes artísticos e históricos; dan cuenta de la multiculturalidad y la riqueza sonora de nuestro país, del talento y creatividad de sus músicos en distintas regiones y comunidades, así como de la trascendencia e influencia que el quehacer musical y poético ha tenido en el desarrollo cultural de México.


Ahora bien, la música no se considera como una variable dependiente del cambio social y tecnológico, sino que incide en la dinámica económica y cultural de la sociedad. Atento a que las nuevas tecnologías cambian la forma de vida cotidiana, el cambio de hábitos culturales surge de los diferentes factores que influyen a nivel global y en función de las nuevas necesidades y estilos de vida. Consecuencia de lo anterior, la música se entiende como un medio de comunicación transcultural que forma parte de la identidad de los individuos al tenor de su estilo de vida.


Al ser un marcador de identidad, la música se vuelve tradicional del pueblo o lugar donde se originó, lo que la hace un rasgo característico de la cultura de esa población. Durante mucho tiempo quedó arraigada a su lugar de origen, no obstante llegaba a difundirse en otros lugares; hoy en día, la difusión que se le da a todos los tipos de música tiene un margen más accesible y amplio, aunque se compra menos música en discos compactos u otros medios físicos, se aprovechan otras vías alternativas de acceso a ella, como son las aplicaciones en dispositivos digitales.


Es de resaltar la importancia que tiene la presencia de la música en la vida cotidiana, siendo uno de los principales referentes de identificación de la población en general, y más aún en las nuevas generaciones. Conforme se comenzaron con los avances tecnológicos diversos factores de la sociedad comenzaron a evolucionar, tal fue el caso de la música, misma que incrementó sus maneras de creación e interpretación; a través de medios que forman parte de la vida cotidiana como el internet, dispositivos móviles, reproductores de audio, entre otros.


Por otra parte, se puede observar el cambio que ha tenido la música a través del tiempo, a la par del contexto social, evolucionando según lo hace la misma cultura. Ello tiene como consecuencia los hábitos que la rodean, así como los medios de difusión en las esferas de la vida cotidiana, generando un aumento en su consumo no solo a nivel local al poder entrar en un mercado internacional.


La música ha jugado un papel importante en la construcción social de la realidad de todas las culturas; es una rama del arte que se encuentra unido a las condiciones históricas, sociales y económicas de cada sociedad. Con el paso del tiempo, la música ha tenido amplios cambios y mutaciones, como la introducción de nuevos lenguajes, la alteración de los hábitos de comunicación, el aumento del área de consumo musical. Es importante recordar que, si bien la música tradicional de una población determinada es la expresión de su espíritu social, aún con los cambios que vaya teniendo conforme transcurra el tiempo, está seguirá funcionando como identificador para la población, así como referente histórico para las nuevas generaciones.

María José Bernal Ballesteros

Defensora Municipal de Derechos Humanos de Toluca.

Doctora en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela, España, maestra en Justicia Constitucional y licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma del Estado de México.

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt y profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma del Estado de México.

19 vistas

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®