• Martha Flores Guadarrama

La Educación Física y el deporte

“He fallado más de 9.000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 partidos. 26 veces han confiado en mí para tomar el tiro que ganaba el partido y lo he fallado. He fracasado una y otra vez en mi vida y es por eso que tengo éxito.”

Michael Jordan

De eso justamente se trata la vida; de equivocarnos, de fallar, de conocer nuestros límites y también nuestros talentos, habilidades y potencialidades. El ser humano es un ente que con el paso del tiempo descubre sus limitaciones y posibilidades, que se da cuenta de las capacidades que puede desarrollar mediante el reconocimiento, aceptación y cuidado de su cuerpo.


De tal suerte, resulta importante que desde los primeros años la educación básica contribuya en la formación integral de niños, niñas y adolescentes (NNA), para desarrollar sus capacidades, habilidades, destrezas motrices, su potencial creativo y el pensamiento estratégico para solucionar problemas, así como el gusto por la actividad física; pero además, que ayude a fortalecer sus valores y actitudes necesarios en el juego limpio y la vida saludable.



En los niveles; preescolar, primaria y secundaria; la educación física es el primer eslabón para que los alumnos reconozcan sus destrezas en el juego e inicien su vida deportiva, centrados siempre en las capacidades motrices; locomoción, coordinación, equilibrio y manipulación.


Así, la destreza motriz se convierte en el eje rector o aportación pedagógica, que según el Plan y programas de estudio de Educación Física en la Educación Básica 2017, posibilita el desarrollo de competencias, esto es, aprender e identificar nuestras posibilidades y límites al desempeñar una actividad física o resolver una tarea.


Fig.1. Organizadores curriculares de Educación Física



Los organizadores curriculares tienen que ver con la aplicación de tres tipos de conocimientos: declarativo, procedimental y estratégico; implicados en el saber hacer, saber actuar y saber desempeñarse.


Estos tres componentes se trabajan y desarrollan durante toda la educación básica; preescolar, primaria y secundaria, lo que permite dar seguimiento a los avances esperados que se promueven con los conocimientos impartidos en las clases de Educación física.


De esta forma, a través del juego y la pre iniciación deportiva; niños, niñas y adolescentes, aprenden a decidir cómo realizar algunas acciones físicas, además le dan significado a sus movimientos a partir de sus intereses, necesidades y motivaciones.


En este sentido, mediante el juego se consigue iniciar a los pequeños en el deporte, asimismo, aprenden que la práctica cotidiana aporta numerosos beneficios físicos, que el ejercicio influye positivamente en su salud mental, desarrolla mayores capacidades de atención, de trabajo en equipo y potencia su autoconfianza; la actividad física y el deporte exacerban la sensación de felicidad gracias a la producción de endorfinas, aunque esto quizá no lo saben los niños.


Y como colofón de la importancia de la actividad física y del ejercicio, es preciso aclarar que mejora nuestro humor, mejora nuestra concentración, reduce el estrés y la depresión, mejora los hábitos de sueño, ayuda a mantener un peso saludable y mejora la confianza en nosotros mismos.


Sin embargo, cuáles son las oportunidades que tiene la infancia de nuestro país para desarrollarse o tener éxito en un deporte, cuántas escuelas públicas por estado se dedican a la enseñanza de la educación física y la cultura del deporte, cuál es el presupuesto para deporte en México y cuántos deportistas triunfadores en competencias internacionales tenemos en nuestro país.


Quizá, sea uno de los eslabones perdidos del sistema político de nuestro país, si el deporte aporta tantos beneficios a nuestra vida, por qué solamente se imparte una hora de educación física en las escuelas primarias, por qué el impulso a las actividades deportivas carece de apoyo del sector público.


Es sin duda un tema en el que los gobiernos deberán trabajar para propiciar que la educación física y el deporte se inscriban en los planes sexenales como asuntos de vital interés, con la finalidad de que la cultura deportiva no sólo sea para unos cuantos ciudadanos.


Que la utopía de que todos los mexicanos podamos desarrollar nuestras habilidades en algún deporte, actividad artística o cultural, sean una posibilidad inmediata; pero que además, desde pequeños, tengamos la libertad para descubrirnos como seres capaces, talentosos y perfectibles.

Martha Flores Guadarrama

Doctora en Educación por la Universidad México España

Licenciad y Maestra en Educación Primaria por la Escuela Normal No. 1 de Toluca.

Coordinadora de Educación Física en Toluca.

capullomartha@hotmail.com

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®