• María Martínez

A dónde vamos a parar… Análisis de las propuestas de gobierno de Andrés

A menos de dos semanas de conseguir una victoria sin precedentes, el Presidente Electo anunció una serie de cambios que sin duda transformará el sistema político y administrativo en México; considera tres ejes centrales: el plan de austeridad, la descentralización de las Secretarías y, por supuesto, la designación de delegados federales únicos en cada entidad.



Empiezo por el final. Lo que se podría considerar como un cambio meramente cosmético, pero que sin duda tendrá graves repercusiones en la atención directa a los mexicanos, la designación de delegados federales únicos en cada entidad, claro, si uno escucha que ahora en lugar de pagar 30 delegados por estado, pagaremos 32 por todo el país, lo obvio es pensar en el gran ahorro burocrático que tendremos; sin duda las finanzas se verán beneficiadas a largo plazo, pero conlleva los siguientes puntos fundamentales; primero, que si hoy ninguna de las Delegaciones en los estados se dan abasto en la atención de sus usuarios, ¿qué pasará cuando haya menos gente y los servicios incrementen?, pensemos en cualquiera de las Secretarías; acaso el nuevo gobierno considera que habrá menos enfermos, y por lo mismo menos consultas; o menos problemas entre usuarios de servicios financieros y las instituciones; o tal vez se van a reducir, por arte de magia, los problemas entre consumidores y las empresas.


Hoy las delegaciones federales están, por demás rebasadas, en trabajo y atención a los mexicanos, la falta de personal es preocupante, ¿qué va a pasar con menos personal?, ¿qué poder sobre humano tendrán los nuevos delegados únicos federales, para atender y resolver lo que hoy atienden 30?, ¿qué estudios se necesitan para tener el mismo conocimiento sobre administración de una clínica, que de seguridad pública o de gobierno?, ¿cuántos de ellos han sido delegados?, ¿sabrán que en todas las dependencias los sindicatos ejercen su representación de manera apabullante sobre las delegaciones, y por lo mismo las reglas del juego son diferentes?, ¿cuántos sindicatos estarán de acuerdo en que sus sindicalizados trabajen los sábados?, ¿qué tendrá que hacer ahora un mexicano que llega a una delegación federal para resolver un problema sin encontrar interlocución?, ¿cuánto tiempo tendrá que esperar este ciudadano para que lo reciba el delegado único?, y sobre todo, ¿cuánto tiempo tendrá que esperar para que su problema se resuelva?, ¿quién supervisará el trabajo en cada delegación?, ¿quién asumirá la responsabilidad legal?, ¿el nuevo gobierno sabrá que existen delegaciones federales donde después de las cuatro de la tarde sólo atiende el delegado federal por falta de personal?, ¿no es obligación del gobierno facilitar y acercar los recursos, programas y servicios de sus Secretarías, Institutos y Comisiones, en favor de los ciudadanos?, ¿esto es desburocratización y austeridad republicana o una maraña política para tener el control político de los programas, aun en perjuicio de los mexicanos?


Ahora analicemos la descentralización de las Secretarías; beneficios, pros, contras; y es que, sin duda, uno de los principales inconvenientes es que este plan es totalmente incongruente con la idea de austeridad del nuevo gobierno, pues no sólo se trata de una política total y absolutamente onerosa, sino que podría restarle control al jefe del Ejecutivo Federal, al hacer menos eficiente la Administración Pública.


Sabrán el nuevo presidente y su equipo que existe, entre muchas de las áreas administrativas, coordinación diaria para llevar a cabo su trabajo. ¿Tendrán conocimiento que existen Juntas de Gobierno, comités, consejo y demás obligaciones legales que se realizan con presencia de diferentes dependencias?, ¿quién va a pagar los boletos de avión y los viáticos para estas reuniones que hoy se realizan sin ningún costo y que son de carácter permanente y obligatorio?, ¿quién le va a explicar a los servidores públicos, que pese a su nuevo tabulador salarial, es decir, que a pesar de que ahora van a ganar menos, van a tener que modificar por completo la vida de sus familias, cambiar sus casas o separarse de ellas, también tendrán un mayor desgaste al viajar innecesariamente para poder cumplir con sus funciones cotidianas?, ¿qué va a pasar con el personal que no esté dispuesto a modificar su lugar de residencia?, ¿quién va a pagar las indemnizaciones, prestaciones legales, o finiquitos que se deban de cubrir?, ¿el sobreendeudamiento del pasivo laboral también es parte de la estrategia de austeridad?


Pensarán que sólo hay turismo en Quintana Roo, agricultura y ganadería en Sonora y problemas con el agua en Veracruz, ¿cuántos estudios de factibilidad han realizado para tomar estas definiciones?, ¿sabrán que hay tiempos legales para la contratación de espacios para oficinas de gobierno?, ¿entenderán que dentro de todas las políticas y decisiones que tome el Gobierno Federal debe existir un costo beneficio para el país y no sólo para una zona?, ¿hay infraestructura para albergar instituciones federales como PEMEX, CFE o cualquier Secretaría en los estados?, ¿han considerado que los estados no tendrán complicaciones para brindar servicios e infraestructura a sus nuevos habitantes?, y lo más importante ¿cómo se considera austeridad un gasto aproximado de 127 mil 830 millones de pesos para descentralizar?, ¿cuánto va a tener que desembolsar la administración pública federal por el menaje de casa de los servidores que acepten cambiar su domicilio y al que por ley tendrán derecho?


Mientas, en el plan de austeridad no se consideran las necesidades previamente comprometidas para 2019, por ejemplo, las pensiones y servicios de deuda que evidentemente aumentarán. Y que, a pesar de reducir los sueldos de los altos mandos en el Gobierno Federal, que hoy se cubre con un gasto reportado de 160.371 mil mdp. Un ahorro propuesto de 56.130 mil millones, no alcanzará para cumplir con los programas comprometidos en campaña. Bajo este mismo supuesto, consideremos que pasará sin el pago de los seguros de gastos médicos mayores, ¿esos 4.312 mil mdp ahorrados se invertirán en los sistemas de salud para que los empleados federales y sus familias puedan atenderse?, ¿cómo lograrán los Institutos de salud ensanchar sus consultorios y servicios de un día para otro y con el mismo recurso?


María Martínez

14 vistas

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®