• Iván Martínez Hernández

Actividad Física: Verdad o Reto

Actualmente, el tema de activación física se encuentra en el centro del debate. Por un lado, se pretende definirla. Por el otro, se especula acerca de su importancia y la finalidad que persigue.



Podemos comenzar por la definición de actividad física, que se refiere a las actividades psicomotoras que realiza el cuerpo con fines comunes o deportivos

y ésta se ve beneficiada por el aumento del gasto calórico basal, dicha dinámica puede o no ser dirigida por un experto, sin embargo, se requiere de conocimiento de las potencialidades propias de nuestro cuerpo con el entorno.

Si tomamos como base el concepto anterior, podríamos definir la activación física como el arranque de todas las funciones corporales que pueden encontrarse en estado de reposo. Uno de sus principales objetivos es, pues, hacer que todas las funciones corporales se encuentren alerta para cualquier acción mayor y también podría compararse con el calentamiento en un entrenamiento deportivo.

En un entorno laboral, la activación física resulta sumamente importante, pues su práctica permite a los individuos mantener su metabolismo activo, aumenta significativamente su productividad y disminuye los índices de estrés.

Por otro lado, en un entorno escolar, la activación física promueve y difunde valores deportivos. Sin embargo, la falta de continuidad provocada por la poca importancia que las autoridades le conceden, provoca que sus resultados sean deficientes y genera frustración en los profesores de Educación física.

Concretamente, ¿qué actividad física se considera activación física? Para algunos es una clase grupal de fitness y para otros cualquier ejercicio que active el movimiento de los músculos del cuerpo. Ambos ejemplos coinciden en lo siguiente: que se trata de cualquier actividad física que saca nuestro cuerpo de un estado neutral y nos pone alerta. Cuando la activación física es recurrente, promueve la producción de ciertas hormonas que nos permiten estar más despiertos y más activos.

Anímate a activarte, funcionará en cualquier momento, pues relajará la tensión corporal ayudándote a descansar mejor. Para ello, te recomiendo lo siguiente:

1. Procura iniciar con movimientos generales en la mayoría de las articulaciones donde se acumula el estrés o el cansancio por malas posturas, como la articulación del cuello, la cadera, la espalda o las piernas. Toma en cuenta que al realizar estos movimientos debes respetar la mecánica de movimiento que tu articulación te permite, como flexiones y extensiones, movimientos circundantes o movimientos de rotación. Debes sentirte cómodo, procurando no llevarlos al límite, es decir, no los exageres.

2. Realiza pequeños estiramientos de las regiones musculares circundantes a las zonas ya estimuladas, procurando hacer movimientos sostenidos, que no incluyan muelleos o rebotes, en su caso, ya que éstos podrían ocasionarte microlesiones musculares. Debes sostener por unos cinco o seis segundos cada postura.

3. Procura hacer respiraciones profundas inhalando desde tu nariz, sin elevar tus hombros y poniendo atención en desplazar tus costillas a los costados. Puedes experimentar una elevación del abdomen que es natural, ya que la respiración así se torna profunda y más eficiente. Es posible que sientas un poco de mareo porque posiblemente no estés acostumbrado a este tipo de respiraciones.

4. Este tipo de rutinas tienen una duración entre 15 y 30 minutos y deben ser practicados permanentemente para percibir mejor el beneficio. Poco a poco podrás incrementar, de manera progresiva, la intensidad de los ejercicios. Te darás cuenta de que en una cuantas sesiones puedes empezar a incluir ejercicios como abdominales o lagartijas, que son los más indicados para mejorar la fuerza en los diferentes segmentos corporales.

Para concluir, podemos afirmar que la activación física es la mejor forma de iniciar o finalizar tus actividades, siente tu cuerpo y haz que estas dinámicas sean parte de tu vida. Recuerda que la actividad física es una necesidad fisiológica como comer o dormir, realízala todos los días a cualquier hora y te sentirás diferente.

¡Únete al reto!

11 vistas

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®