• Dr. Óscar Sosa Hernández ossosahdez@gmail.com

Formación de Recursos Humanos en Salud y su Relación con el Panorama Epidemiológico de las Enfermeda



Al ingresar a la carrera de medicina una de las primeras preguntas por contestar es, ¿ya sabes cuál especialidad vas a estudiar?, algunas de las respuestas más comunes son, medicina interna, cirugía general, ginecología o pediatría, sin embargo, desconocemos la situación y los factores circundantes del quehacer médico en nuestro país.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), publica algunos indicadores de salud, por ejemplo, los que tienen que ver con el número de médicos por cada 1,000 habitantes, en 2013 había 2.2 médicos en México, también sabemos que en ese mismo periodo en nuestro país se graduaron 9.9 médicos por cada 100,000 habitantes, una cifra realmente baja, pues existen países con un indicador superior, Irlanda con 20.3, en Dinamarca se gradúan 18.4 y Australia con 15.5 galenos, por ejemplo. Podría citar más datos duros, pero la intención verdaderamente estriba en reflexionar sobre la situación del crecimiento lento, o disminución del número de médicos generales en relación con el acceso a la atención básica de toda la población; es preocupante.

¿Actualmente, cuántos médicos ejercen en México? Lamentablemente no hay una respuesta cierta y clara, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2011 había 9 médicos por cada unidad médica, también menciona que durante 2007, en las instituciones públicas se contaba con más de 650,000 trabajadores de la salud, de los cuales el 26% eran médicos.

Por otro lado, conviene señalar que para formarse como especialista en México, un médico general debe presentar un examen de selección para el programa de residencias médicas. Entre 2001 y 2015 el porcentaje de aceptación fue sólo del 24.85%.

Las especialidades con mayor demanda son las troncales, cirugía general, ginecología y obstetricia, medicina interna y pediatría, pero ¿qué tan relacionadas están con los requerimientos de la población?, ¿cubrimos las necesidades básicas para la atención médica?, ¿estos especialistas son los que necesitamos?

La demanda de atención por parte de nuestra población ha cambiado de manera importante, un elemento clave para el fortalecimiento de nuestro sistema será la inclusión de nuevas categorías de trabajadores de la salud, particularmente aquellas vinculadas a labores de promoción, prevención y salud pública. Sin embargo, existe una gran divergencia entre los objetivos de las instituciones educativas y de los prestadores de servicios de salud, y de ambos frente a las necesidades de la población.

Por separado, estas instituciones, tanto de salud como educativas, operan y formulan políticas desde puntos y lógicas distintas, no existe un vínculo que permita una relación coherente en materia de formación de recursos humanos en salud. La visión de la formación académica, lamentablemente, se limita a modelos curriculares predominantemente clínicos, lo que genera una medicina curativa e individual, pero deja fuera la atención primaria de la salud y la medicina preventiva. Esto es de carácter secundario en las escuelas y facultades de medicina, cuyas plantillas académicas están dedicadas, principalmente, a la actividad clínica en detrimento de otras ramas, como el trabajo de investigación, el comunitario y la prevención.

En conclusión, y como parcial respuesta al cuestionamiento principal, las decisiones actuales para la formación de recursos humanos en salud, en el rubro de los médicos, no parecen del todo buenas, ya que el número de sustentantes rechazados año con año se incrementa, gran parte de los médicos se dedican a lo que pueden y no a lo que quieren. Esto puede evitarse si los planes de estudio no buscaran solamente ser una mera fábrica de especialistas, y se enfocaran en ofrecer formación de calidad en el pregrado, que genere una reacción en cadena, y la medicina general se constituya como el punto de partida para mejorar la atención de la población. La mera producción de especialistas lleva a la centralización de los servicios, se deja desprotegida a la población atendida en unidades de primer nivel, sin médicos generales de calidad al frente.

Sin duda, cada quien desde su trinchera, debe aportar elementos para el cambio, dar a los estudiantes una mejor educación, mostrarles el verdadero panorama de la población en nuestro país y de sus necesidades.


Fuentes consultadas


1. Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE. “OCDE data”. [Online].; 2013 [cited 2015 septiembre 17. Available from: https://data.oecd.org/healthres/doctors.htm#indicator-chart.


2. Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Instituto Nacional de Estadística y Geografía. [Online].; 2011 [cited 2015 septiembre 9. Available from: http://www3.inegi.org.mx/sistemas/mexicocifras/.


3. Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. “Health at a Glance 2013”, 2013. Report No.: ISBN 978-92-64-205024.


4. Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud. Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud. [Online].; 2015 [cited 2015 octubre 15. Available from:http://www.cifrhs.salud.gob.mx/index.html#.


5. Nigenda G, Magaña-Valladares L, Ortega-Altamirano DV. “Recursos humanos para la salud en el contexto de la reforma sanitaria en México: formación prefesional y mercado laboral”. Gaceta Médica de México. 2013; 149.

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®